sábado, 24 de agosto de 2013

FIN DE SEMANA EN FLORENCIA

Florencia
 Siempre había tenido ganas de ir a Florencia y cuando empecé a ver Los Demonios de Da Vinci mis ganas aumentaron de forma exponencial (y digo comencé a ver, porque a la mitad de la serie tuve que dejarla, más o menos en el punto en el que Leonardo hace una visita a Drácula y al más puro estilo Prison Break sale un hombre con un mapa tatuado por el cuerpo. No había visto guionistas con tantos desvaríos desde las dos últimas temporadas de Xena)

Fui desde Roma en tren y no tardamos ni una hora y media.
Es una ciudad pequeña y optamos por no coger ningún tipo de tarjeta de transporte o la Firenze Card.

Desde la estación no se tardan ni 5 minutos andando hasta la catedral y no puede ser más impactante.
Como la anterior catedral se hizo pequeña construyeron la catedral Santa María del Fiore encima, para lo que tuvieron que destruir la Santa Reparata y algunas casas. Curiosamente había una familia, los Bischeri que no quería vender sus propiedades para la construcción del Duomo y dichos edificios sufrieron un incendio.
Desde entonces los florentinos utilizan el adjetivo bischero como imbécil (¿por qué será?)

En la fachada se puede ver la cabeza de un toro y dicen que un carpintero que trabajaba en su construcción descubrió que la mujer tenía una aventura con un panadero y la cabeza del bovino miraba exactamente a la panadería para que el hombre no olvidara nunca lo que había hecho.
Florencia
Sorprende que con todo lo llamativa que es por fuera, por dentro es muy sobria con un aspecto típicamente gótico aunque enorme, de hecho tras San Pedro en Roma, Saint Paul en Londres y el Duomo de Milán es la cuarta más grande del mundo.
Florencia
 Una de las cosas que tenía clara es que quería subir a la cúpula y nos pusimos a hacer cola. Tras una media hora de espera en la puerta, justo al llegar es cuando te enteras de que ahí no se venden las entradas sino en otro edificio, pero son tan simpáticos de poner un código QR para que puedas comprarlo por internet, claro que sin wifi no sirve de mucho.

Son sólo 463 escalones pero ya te avisan de que si tienes problemas al corazón mejor que no subas.

La gente debe pensar en la psicología inversa y que cuando dicen que no pintes las paredes te están diciendo que saques al artista que llevas dentro y expreses lo que piensas.
Florencia
 Las vistas realmente merecen la pena pero aunque te dicen que si tienes problemas cardíacos no debes subir se olvidan de que si tienes claustrofobia tampoco. Las escaleras son terriblemente estrechas sobre todo en algunos tramos y son de doble dirección, así que en un lugar angosto, con poca luz y techos no muy altos te puedes encontrar en un atasco y hay gente que no ha descubierto la importancia del desodorante.
(Siempre hay alguien dispuesto a fastidiarte una foto, podría hacer una entrada sólo dedicada a eso)
Florencia
 La cúpula es de las que dejan sin palabras, la más grande construida en ladrillo y obra de Brunelleschi que tuvo que crear un nuevo sistema para que se autosostuviera y se emplearon más de cuatro millones de ladrillos.
Florencia
 Algo que la gente olvida o que no sabe es que como lugar de culto no puedes entrar enseñando las rodillas o los hombros, así que si veis a algo que parece cartas de una baraja azul son chicas que llevan menos ropa que si fueran a la piscina y se han tenido que comprar un trozo de papel para poder entrar y encima hay que pagarlo.
Florencia
 La cúpula octogonal del Baptisterio no se queda atrás.
Florencia
 Tiene las famosas puertas del Paraíso, llamadas así por Miguel Ángel y obra de Ghiberti, aunque son una réplica y las auténticas hay que visitarlas unos metros más atrás en el museo de la catedral.
Florencia
 Si el conjunto del baptisterio, la catedral y la torre es una maravilla de día, de noche con el contraste aún lo es más.
Florencia

Florencia

Florencia
 Otra de las joyas de la ciudad es el puente Vechio. Mucho más bonito por dentro que por fuera.
En el interior son todo pequeñas joyerías pero tiene un aspecto completamente medieval.
Si bien desde el principio se ideó para albergar a comerciantes, en el origen eran carniceros, pescaderos, etc y debido al olor y Ferdinando I decidió que sólo fuera para joyeros y orfebres. Además fue el único puente de Florencia que permaneció en pie en la segunda Guerra Mundial
Florencia
 El Palacio Viejo es una de esas manifestaciones de no hay mejor cosa que reciclar y para ahorrar se aprovecharon los cimientos de los muros de los edificios anteriores.
Florencia 
Después de andar y andar el primer día, dejamos el segundo para los museos, en concreto los Ufizzi y el palacio Pitti con los jardines Boboli.

En el caso de los Ufizzi salvo que tengas muchas ganas de verlos o vienes con una entrada comprada con anticipo o mejor pensárselo dos veces.
Abrían a las 10 y a unos minutos más tarde estábamos en la fila para poder entrar. La puerta se veía muy cerca e íbamos moviéndonos mientras llegaba una señorita muy simpática que nos decía que teníamos para dos horas pero que podíamos pasar de inmediato si la comprábamos las entradas que en lugar de los 11€, subían a 15 por la reserva más otros 5 € que se solían dar por donación para el sostenimiento del museo.
Me parecía absurdo pagar el doble cuando estaba cerca de la puerta y en ese momento la fila se paró y aquello no se movía ni para atrás.
Efectivamente tardamos 2 horas en entrar porque sólo dejan pasar a un grupo cada media hora para forzarte a pagar más.
Al menos el ropero era gratuito y pudimos dejar las mochilas.

Tienen obras grandiosas de Boticcelli, Tiziano, Miguel Ángel, Fabriano...
Florencia
 El Palacio Pitti tiene varios museos y jardines y si quieres verlo todo te toca comprar dos entradas diferentes
Florencia
 Sin duda alguna me quedo con los jardines Boboli, regalo de Cosimo I de Medici a su mujer Leonor álvarez de Toledo, un romántico que quiso hacer unos jardines hermosos donde los haya para que estuvieran a la altura de la belleza de su mujer.
Florencia
 Dentro de los jardines hay diferentes grutas, que han sabido aprovechar las estalactitas y estalagmitas que crea la propia naturaleza como parte del paisaje.
Florencia
 A las horas en punto se abre la Grotta Grande, formada por tres partes, cada una con un toque único y diferentes esculturas.
Florencia 
Cabe destacar también el techo decorado, con lince ibérico incluído.
Florencia
 De la plaza de la Santa Croce poco pudimos ver, porque Roberto Benigni estaba haciendo una obra de teatro o algo por el estilo y estaba toda ocupada por gradas y asientos. De hecho la zona estaba muy acordonada y era casi imposible ver la iglesia.
Florencia
 Pero sin duda alguna lo que no podéis dejar de visitar si vais a Florencia es una de las mejores heladerías del mundo, está cerca de la Plaza de la Santa Croce, al lado del teatro Verdi.
Se llama Vivoli y está en la vía Dell'Isolla delle Stinche, 7
Vivoli 
Los helados pequeños son a 2,50 y puedes mezclar hasta 3 sabores. Los ponen directamente en tarrina y no hay opción  de cucurucho.
En los dos días que estuvimos repetimos antes de irnos y a pesar de que pasan los días me sigo acordando de lo buenos que estaban.
Si me tengo que quedar con uno, sin duda el de Milhojas, nunca había probado algo tan delicioso, con trozos auténticos del postre y un sabor incomparable.
También me gustó el de Fantasía, una mezcla de Tutti Frutti pero 1000 veces mejor de lo que os podáis imaginar.
Los higos caramelizados no se quedaban atrás, ni el de avellanas aunque como sabor curioso sin lugar a dudas el de sésamo negro, sabía como a mantecado de canela.
Si os gustan los fresquitos el de lima era casi como un granizado de los italianos.
Florencia
Si lo vuestro por el contrario son las gominolas también encontraréis un paraíso.

Las tiendas del centro también abren los domingos.

En la zona de la catedral mejor no tomar nada y si lo hacéis preguntad antes de sentaros el precio.

En los restaurantes mirad si el precio incluye la bebida y el cubierto, porque suelen meterlo después y a lo tonto lo mismo te sube al doble de lo que pensabas y aunque sea pizza y vayas a comer con las manos el cubierto te lo cobran y no te lo puedes llevar de recuerdo.

Si bien en la plaza del Duomo no hay nada barato, en las calles cercanas hay restaurantes menos caros y alguno de pizzas estilo comida rápida.
Los McDonalds se encuentran en la zona de la estación.

11 comentarios:

  1. Qué maravilla! He leído toda tu entrada recordando cuando fui yo a Florencia. Me quedaron muchas cosas por ver porque sólo estuve un día, así que para la próxima vez ;)
    Muakss

    ResponderEliminar
  2. Que pasada de sitio, me encantaría ir algún día. Besiños.

    www.ysilacosafunciona.com

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la entrada, hay muchas cosas que no sabía como lo de no poder enseñar hombros o rodilla (parece que se pusieron un mantel XDXD).

    ResponderEliminar
  4. Aaaaayyy qué bonita es mi tierra!!!! Jejeje!!! Me alegro de que te haya gustado el viaje! Lo único que como en todas partes al turista se le maltrata un poco y hay que ser del sitio para evitar que te sajen. Aún así... qué maravilla... Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el blog, lo acabo de conocer y me ha gustado... tienes un nuevo seguidor...

    Las Gangas de un Berubyano

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado éste post, me ha recordado a cuando volvió mi hermana de Italia, me díjo que los mejores batidos fueron en la Plaza de San Marcos, que se puso morada a pizzas, que era lo más barato. Por cierto, los propios italianos se cuelan en los vaporettos y los buses, mi hermana pasó de pagar el transporte público.Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho el post. Cuando Marian y yo estuvimos en Roma, nos quedamos con ganas de visitar Florencia -nuestro hotel estaba muy cerquita de Termini- pero decidimos que para ir y venir en el día y "malverlo", preferíamos dejarlo para otra vez. Italia es de esos países que tiene unas cuantas ciudades interesantes para visitar.
    Este año ya tenemos decidido qué ciudad europea toca visitar, jeje. Y a la vuelta, entradas dedicadas al viaje, fijo.

    ResponderEliminar
  8. He recordado mi viaje a florencia cuando estuve en mi luna de miel y los recuerdos son preciosos!!! nos encantó la ciudad y queremos volver ^^

    ResponderEliminar
  9. Quien fuese Leonor para tener un palacio tan bonito. Jo, es una ciudad preciosa, tenías que haberte traido tarrinas de helado, tienen una pinta maravillosa. Espero que lo pasases genial. Besotes

    ResponderEliminar
  10. Que preciosidad!!tengo unas ganas de ir...que envidia (sana) me das!bsts

    ResponderEliminar
  11. A mí Florencia es una de las ciudades que me más me ha gustado, ya que está llena de encanto, culturame e historia, a mí buelta me he currado una mini-guía de viajes....

    Os dejo el enlace, ya que supongo que le pueda venir bien a algún lector.

    Guía turística de Florencia

    Saludos

    ResponderEliminar